Sobre Nosotros

ARIM Banquetes es una empresa familiar, constituida en Mayo de 1985, en La Piedad, Michoacán. Su fundadora, la Lic. Irma Yolanda López, respondió a la necesidad de atender la realización de eventos tanto particulares como de empresas e instituciones. Además de renta de mobiliario y oferta de personal de servicio, se enfocó en la elaboración de alimentos con calidad, y la decoración floral.

En la actualidad, se ha desarrollado la capacidad de prestar servicios integrales de fiesta para 2500 invitados, y se cuenta con amplia experiencia, equipamiento muy variado e infraestructura para su realización (salones de eventos, múltiples opciones de mobiliario y mantelería, meseros y personal capacitado, servicio foráneo, etc.)

 

 

Misión

Ofrecer eventos integrales con calidad y distinción, de manera que el cliente y sus invitados disfruten un servicio placentero en banquetes, organización profesional y decoración personalizada.


Visión

Mantener el liderazgo en la realización de eventos, con un amplio abanico de opciones y precios, con el mejor servicio al cliente en la región, tanto en instalaciones propias como en sitios elegidos por el contratante.

 

Valores

Calidad

Se define como la satisfacción del cliente, haciendo las cosas bien, conforme al servicio especificado. Se expresa en la oferta de espacios adecuados; ingredientes de prestigio en la preparación de alimentos, recetas de autor y buenas prácticas de preparación; gran surtido de utilerías a elección del cliente (mesas, sillas, salas lounge, mantelería, cristalería, coctelería); personal de servicio entrenado y con cortesía; decoración original con telas, luces y flores nacionales o de importación.


Honestidad


Se entiende como un comportamiento recto y decente. Se expresa en una relación digna y profesional con el cliente, apegada a la ética y procurando siempre la mejor atención al contratante y sus invitados, de conformidad con lo acordado en cuanto a las características del servicio.


Responsabilidad

Se concibe como el cumplimiento en los hechos de lo que se expresó que se realizaría. Se manifiesta en una conducta seria y eficaz, con puntualidad y complacencia del compromiso contraído.